fbpx

La felicidad depende de la calidad de tus pensamientos

Photo by bruce mars from Pexels

El  Yellowday, es el día más feliz del año (o eso dicen). Hoy en general, estamos más contentos,  y en especial el equipo de Coachingparalavida al que presentamos ayer en RRSS.

Me gustaría que hoy reflexionemos juntos sobre  “PACIENCIA, GRATITUD y FELICIDAD. ¿ Y qué tiene que ver la paciencia con la gratitud y la felicidad?  Aparentemente algo de sentido tiene.

 

 

Un estudio de la Universidad del Noreste, (si queréis saber más sobre el estudio preguntadme y lo pondré en comentarios) demostró que la gratitud ”te hace más capaz de resistir”.

La paciencia es parte de nuestro día a día. Esperamos a que nos atiendan en un restaurante, esperamos por el producto que pedimos y llega a casa, esperamos a que carguen las páginas web, y lo hacemos, pero realmente no nos gusta esperar.

¿Y cuándo se trata de uno mismo? Es decir, cuando estás intentando aprender algo, cuando te esfuerzas y no sale a la primera, cuando no te reconocen tus esfuerzos y tu dedicación profesional, ¿esperas? ¿ te das el tiempo que necesitas? O quizá comienzas  a ser duro contigo y a hacer crecer tu crítico interno.

Sigue tu lectura aquí si vienes de nuestro perfil de Instagram Muchas personas creen saberse que son pacientes porque aguantan muchas veces la misma cosa. A veces algo que nos molesta, a veces algo que se repite y que simplemente por eso, ya nos molesta.

 

¿Cómo conseguimos aceptar y ser pacientes?

Tratamos de sentirnos bien y recuperar el equilibrio interno y para ello buscamos aumentar el nivel de paciencia. ¿Cómo lo hacemos? Suprimimos nuestras emociones. Radical.

El gran error viene de asumir que  todas las emociones representan un problema para las decisiones importantes (sobre todo en entornos profesionales) y necesitan ser controladas.

Si te paras a pensarlo, no todas las emociones que sentimos están ligadas al deseo que tenemos presente. Algunos, como la gratitud, están asociados con situaciones que implican aceptar un coste ahora, para obtener ganancias en el futuro. Y entonces, ¿qué tiene que ver la paciencia con la gratitud?

Sentirte agradecido te recuerda que debes gastar tiempo, esfuerzo o dinero en conseguir aquello que querías. Es decir, fomenta el pensamiento a largo plazo de ser paciente.

Quizá puedes ser agradecido y te darás cuenta de cómo puedes ser paciente.  Y cómo ese pensamiento ¡te acerca a lograr tus metas!

Muchas veces estamos a punto de lograrlo y flaqueamos. Así que encontrar mejores oportunidades es la mejor alternativa, porque todos sabemos que la fuerza de voluntad, falla o lo hace a veces. Ten  una fuente emocional alternativa de paciencia “la gratitud”.

¡A ser felices!

Sobre Raquel Madrigal

Raquel Madrigal es Coach Ejecutiva Certificada por la Federación Internacional de Coaching (ICF) y fundadora de Coachingparalavida. Ha desarrollado su trayectoria profesional como Marketer, Coach y Manager en Consultoría Estratégica y de Operaciones.

COMENTARIOS (0)

Post a Comment