fbpx

La «asertividad» o una manera de demostrar inteligencia sabiendo ignorar lo que no vale la pena

Cuando tratamos de expresar lo que pensamos o sentimos nos gustaría expresarlo sin herir a nadie, con respeto hacia los demás y sobre todo, con respeto a nosotros mismos; pero a veces todo se complica y alguien acaba saliendo herido.

¿Has oído hablar de la asertividad? La asertividad es una forma de comunicación basada en el respeto que podemos aprender y practicar.

Otro ejemplo es cuando te gustaría decirle a tu pareja que ese regalo que te acaba de hacer no te gusta nada o cuando un compañero de la oficina no se responsabiliza de su trabajo y acabas asumiéndolo tú y no sabes como frenarlo. Asentir, callar, tener una disputa o tratar de espantar de tu mente pensamientos de naturaleza cuestionable, no suele ser una buena estrategia.

no hay que tener miedo (2)

No expresar lo que realmente quieres no es una buena estrategia y la asertividad va de eso.  Entonces, ¿qué es la asertividad? La asertividad tiene que ver con expresarte defendiendo tus ideas y/o convicciones con respeto hacia tí mismo y hacia los demás,  y a ser posible, todo en la misma frase.

«No hay que tener miedo a expresar tus opiniones, simplemente hay que buscar la forma de hacerlo»

Una de las consecuencias de no practicar la asertividad, es que poco a poco todos esos pensamientos  y sentimientos negativos se van acumulando en tu interior, tu crítico interno se irá alimentando de ellos  y puedes llegar incluso a somatizarlos. No ser responsable de ellos, con el tiempo acaba pasando factura.

Asertividad (2)

La asertividad está justo en el punto de equilibrio entre tomar un papel en el que te haces pequeño y dudas hasta de la validez de tus ideas e incluso de ti mismo, y en el otro extremo, el de la agresividad, es donde te comportas de forma obstruccionista, aguantando como un sparring hasta que te dejen en paz o atacando bruscamente con tus palabras.

¿Para qué es importante la asertividad? Creo que es una cuestión de «higiene mental». La mente también necesita estar en armonía con lo que somos, estar peleándote entre quién eres y quién deberías ser resulta agotador. Guardarte todos los pensamientos que crees que no van a ser aceptados también lo es. Es realmente agotador comportarte como los demás esperan de tí sin que tarde o temprano sientas que tus esfuerzos te están llevando a ninguna parte.

«La asertividad puede ayudarte a avanzar  más rápidamente en tus objetivos»

¿Qué puedes ganar siendo asertivo?

  • Considerar las propias necesidades. Tenerte en cuenta a ti, no significa que no tengas en cuenta a los demás.  Ambas cosas son muy compatibles.
  • Cambiar de opinión. Descubre que cambiar de opinión no es un problema.
  • Expresar tu ideas y sentimientos.
  • Decir No ante una petición, sin sentirte culpable.
  • Ser tratado con respeto y dignidad. Cometer errores forma parte del proceso de aprendizaje. Así que no te atormentes y sigue adelante.
  • Pedir y dar cuando así lo decidas. ¿Os habéis dicho alguna vez eso de «tengo que poner límites»? No se trata de poner a los demás una línea imaginaria reclamando tu espacio. Se trata de que si necesitas algo lo pidas con amabilidad y entereza y cuando des, lo hagas por el simple hecho de dar. Si no estás seguro de que esto que estás ofreciendo te haga generar expectativas sobre esa persona, quizá es mejor pensártelo dos veces antes de hacerlo.
  • Hacer menos de lo que como humano puedes hacer.
  • Establecer tus prioridades y tus propias decisiones.
  • Sentirse bien. Tener éxito.
  • La privacidad. La reciprocidad.
  • Exigir la calidad pactada.

 

Además de todo lo que puedes ganar, aquí tienes otro artículo sobre la asertividad 8 claves para practicar la asertividad y mejorar tus relaciones donde  encontrarás algunas claves para comunicarte de una forma más fluida y coherente contigo mismo. Comenzarás a sentirte mejor, será liberador y tus relaciones personales y profesionales van a mejorar.

 

Raquel,

 

Sobre

COMENTARIOS (2)

Post a Comment