fbpx

Encuentra el propósito en tu trabajo amando lo que haces o haz algo más

Photo by Engin Akyurt from Pexels

¿Tienes una mente curiosa, orientada a los resultados y sientes que te gustaría dedicar tus esfuerzos y energía a actividades que tengan significado?

Debemos utilizar nuestra trayectoria profesional para desarrollarnos también personalmente. Pasamos más de la mitad de nuestros días en el trabajo. De eso no hay duda, tal y como está concebido el sistema  de vida, trabajamos, recibimos, gastamos, etc. Es decir, si quieres participar de la vida tienes que subirte a la rueda.

El modo en el que te subes a la rueda o no, es sobre lo que decides. Entonces, mas allá de esta mera transacción, ¿qué sentido tiene lo que haces para ganarte la vida?, ¿estás donde quieres estar?, ¿qué sensaciones tienes cuando piensas sobre si este trabajo o este puesto es o no para tí?, ¿cómo te sientes cuando alguien te pregunta a qué te dedicas?

Esta última es de mis favoritas. Sentir coherencia entre quién eres, dónde estás y a qué te dedicas te lo da tener un propósito.

Aprende a encontrar tu propósito y afrontar los cambios profesionales como desafíos que traen un nuevo significado a tu vida.

Los japoneses , expertos en filosofía de vida en general, lo explican de una forma genial. Ellos hablan sobre el IKIGAI, una combinación de influencias que tienen como centro el propósito. Iki, se refiere a la vida, y kai significa la realización, lo que uno espera. El Ikigai, es lo que te permite desear el futuro a pesar de que te sientas mal en el presente.

En resumen, el Ikigai es el lugar donde convergen pasión (en lo que eres bueno y amas), misión (lo que amas y necesita el mundo), profesión (lo que el mundo necesita y por lo que te pueden pagar) y vocación (en lo que eres bueno y por lo que te pueden pagar).

¿Qué sucede si no hemos descubierto nuestro propósito aún?

Ese sentimiento de desconexión, suele ser es el eje de donde se cuelgan de un lado la frustración, los malos hábitos, las relaciones poco trascendentes y a veces tóxicas, los miedos a dejarte llevar por el devenir de los días, de perder la motivación, de tener reacciones desproporcionadas en las situaciones, de agarrarte a la aprobación de otros para sentirte valorado, de una trayectoria profesional con poco recorrido y trascendencia y una vida prácticamente colmada de expectativas por cumplir y decepciones.

Si la balanza cae de un lado, el equilibrio se rompe, tu vida va pasando y tu no lideras. Te dejas llevar por la rutina y vas poco a poco perdiendo la oportunidad de decidir sobré qué va a ser de ti personal y profesionalmente.

 

¿Cómo encontrar tu propósito para diseñar una carrera profesional con sentido ?

 

Lo primero que vas a necesitar es liderarte.

Recuerda que el liderazgo es personal va de ti y se trata de transformarte desde dentro hacia afuera, tener consciencia de ti mismo y de qué quieres que te suceda. Liderarte a ti antes que liderar a otros.

Desarrolla una mentalidad de crecimiento.

Los cambios son mentales y afrontarlos supone desarrollar una mentalidad de crecimiento. Una persona con mentalidad de crecimiento siempre estará más cerca de ver aprendizaje y logros en las experiencias. Tu vida será un lugar donde vivir más apasionante y con menos juicio.

Impúlsate a ti mismo.

Una vez me dijo un antiguo jefe.-«Pasamos más de la mitad de nuestros días en el trabajo, imagínate si es importante la elección que estás haciendo cuando decides a qué quieres dedicar tu vida».

A día de hoy, sigo recordando esas palabras y sé que si quieres optar a mejores puestos de trabajo, no basta con tener formación puramente académica. Tu nivel de inteligencia emocional, va a determinar tu futuro profesional, tus opciones y como consecuencia tu felicidad.

Utiliza tu trayectoria profesional para desarrollarte también personalmente. «Invierte en tí», si es posible contrata los servicios de un coach, sigue a gente que admiras, encuentra la forma de desarrollar las habilidades que necesitas para alcanzar tu éxito».

 

Escúchate de forma comprometida.

¿Imaginas lo importante que es saber percibir qué necesitas? No le des más vueltas, haz ese cambio que deseas, no dejes sin respuesta a tus propias preguntas, o haz algo con las expectativas que se quedan por cumplir.

Aprende a distinguir.

Entre las tareas de tu agenda diaria, qué te consume energía y te requiere un esfuerzo y qué te llena de energía y entusiasmo. Esto suele ser una pista muy valiosa para encontrar tu propósito y alejarte de lo que no te hace especialmente feliz.

 

Haz algo más. Hazte estas 4 preguntas.

¿Qué es aquello que cuando lo haces pierdes la noción del tiempo?

¿Qué es lo mejor que sabes hacer?

¿Para qué crees que te ha preparado la vida?

¿En qué tarea de todas las que realizas en tu trabajo aportas más valor?

 

Es un error pensar que trabajamos sólo por ganar dinero. Además de eso, de alguna manera esperamos sentirnos valorados o reconocidos por el trabajo que hacemos y en un paso más allá, que tenga que ver con quienes somos.

Extra.

Haz tres listas. Una lista sobre lo que te gusta hacer, otra sobre aquello en lo que eres bueno y otra sobre cuáles son tus valores. En el cruce de carreteras está tu Ikigai.

He disfrutado mucho escribiendo estas líneas. Me ha renovado la visión clara sobre mi mapa de ruta, y ahora lo estoy recorriendo.

Espero que tu también recorras el tuyo.

Sobre Raquel Madrigal

Raquel Madrigal es Coach Ejecutiva Certificada por la Federación Internacional de Coaching (ICF) y fundadora de Coachingparalavida. Ha desarrollado su trayectoria profesional como Marketer, Coach y Manager en Consultoría Estratégica y de Operaciones.

COMENTARIOS (0)

Post a Comment