6 elementos para encontrar “El Flow” y enamorarte de tu vida

Bueno, aquí está el trato. Dependiendo de la mentalidad que tengas  y de como te tomes en serio tu liderazgo personal en el momento en el que estés leyendo esto, estarás más cerca o más lejos de estar viviendo o esperar vivir la vida que deseas. Esto durará hasta más o menos los 80 o 85 años de edad. El tiempo añadido será un regalo.

Si alguna vez has tenido una conversación con alguien lo suficientemente mayor, probablemente habrás notado que tiene una percepción diferente sobre el tiempo y una especie de debate interno entre los pros y los contras de llegar a la vejez. Hacen balance en más de una ocasión de la vida que han llevado. Nadie quiere abandonar ya la “bucket list”, pero ¿cambiarías en algo tu vida si supieras que vas a vivir hasta los 100 años?

Es curioso porque normalmente nos preguntan qué haríamos si supiéramos que la vida se fuera a acabar mañana, y lo habitual es que salgan un montón de pensamientos atropellados por el entusiasmo y nos descubriéramos con un montón de planes y creyéndonos los más valientes del universo.

Es fácil hablar hipotéticamente, por supuesto. Pero si te pregunto, ¿vale la pena vivir tu vida en este momento? ¿qué responderías? Esta es la pregunta a la que me enfrenté cuando leí Flow, de Mihaly Csikszentmihalyi.

Y espero que sean la preguntas que vosotros y yo podamos tomarnos unos minutos para reflexionar juntos aquí hoy.

Cuando estudiaba en la Universidad, todos mis compañeros y yo parecíamos tener un futuro prometedor. Vivíamos despreocupados y estábamos todo el día simplemente intentando no perdernos ningún evento importante. Bueno, creíamos que todos los eventos eran importantes. Cuando se acercaba la mitad de semana las conversaciones eran muy claras en los pasillos. “Yo solo quiero que lleguen el fin de semana y las vacaciones. Vivo pensando en ellas.” “Qué ganas tengo de que llegue el fin de semana”. Estos, eran algunos de los comentarios habituales y no me estaba dando cuenta del impacto que tenían en mi.

Recuerdo volver a casa más de una vez, pensando dónde me veía dentro de unos años, a qué me gustaría dedicarme. No llegué a ninguna idea clara, pero me di cuenta de algo; no quería terminar simplemente viviendo un futuro en el que esperar a las vacaciones o a un golpe de suerte.

Luego estuve unos años trabajando en los que solo pensaba en llegar a casa y caer en el sofá o que llegara el final del día para tomarme una copa de vino con mis amigas y temer el comienzo de la semana siguiente.  Y cuál fue mi sorpresa; ahora yo vivía así. Dejando pasar los días en busca del descanso de final de semana. Durante esos años, aprendí un par de cosas muy importantes:

La primera, que cuando eres estudiante, siempre tienes un par de cervezas en la nevera. Es muy importante que estén muy frías.

Segundo, a menos que encontrara un trabajo que me desafiara todos los días y me apasionara, estaba destinada a ser una versión pagada de Los SIMS.

En esos días, fue cuando decidí que no iba a dedicarme a trabajar para un departamento de marketing automático de alguna empresa que me diera seguridad y aspirar a un puesto de responsabilidad que me diera el suficiente poder como para hablar sobre qué soy y a qué me dedico esperando una cara de admiración del otro lado. Estudiaba Marketing por aquel entonces.

Hoy soy Coach, y siempre he pensado que cuando tenemos 17 años, no estamos listos para tomar ciertas decisiones.

Por supuesto, no es tan sencillo analizarlos todos en detalle. Mihaly dedicó varias décadas de su vida a investigar sobre aspectos positivos de la experiencia humana: la alegría, la creatividad y el proceso de involucración total con la vida, que él denomina “flujo”, pero mientras los lees hazte esta pregunta : ¿estoy obteniendo estos aspectos  de mi trabajo?

He conocido a varias personas que se dedican profesionalmente al deporte.  Algunos de ellos clientes y la mejor metáfora que se me ocurre aquí es relacionar el trabajo en el que te encuentres, con el deporte a nivel competición. ¿Sabes exactamente que se requiere para ganar el juego? ¿están claras las reglas del juego? ¿recibes comentarios consistentes sobre si progresas o no para ganar el juego?

Hablemos de los elementos para encontrar el “flow”, y enamorarte de tu vida, aunque no existen reglas estrictas para vivir una vida que ames, Mihaly Csikszentmihalyi ha descubierto 6 elementos para encontrar sentido en prácticamente todo lo que haces.

6 elementos para encontrar el flow y enamorarte de tu vida.

El equilibrio entre el nivel de desafío y la habilidad personal.

Este es el principio de Goldilocks:  donde un extremo es demasiado frío (difícil) y el otro es demasiado caliente ( fácil). La idea es, que debes asegurarte de que tu trabajo no sea demasiado fácil o difícil, sino “perfecto”. Entendiendo como perfecto, “equilibrado”. Si es demasiado difícil, dejarás de intentarlo porque no hay forma de ganar. Si es demasiado fácil, dejarás de intentarlo porque no tiene sentido. Pero cuando el nivel de desafío se eleva para cumplir con tu mejor esfuerzo absoluto, entonces darás todo lo que tienes.

La acción y la conciencia se fusionan.

Cuando estás fluyendo, no hay diferencia entre las acciones que estás tomando y los pensamientos que tienes: son uno y lo mismo.  Es decir, la forma más fácil de entender esto, es pensar en su opuesto, donde la acción y la conciencia están separadas.  Por ejemplo, ¿Cuántas veces has estado en una reunión y tus pensamientos han estado en otra parte? Cuando estás conectado, “in flow””, esto no sucede. Lo que sucede es, que mantienes un alto nivel de concentración en un campo concreto.

Uno de estos elementos que con frecuencia faltan en nuestra vida profesional cotidiana es la capacidad de profundizar en una sola actividad o tarea al mismo tiempo. El ritmo frenético parece que nos obliga a ser multitarea.

Desactivar todo lo demás en tu vida por un par de horas para prestar toda tu atención a una sola actividad al tiempo, es clave para lograr “el flujo”.

La sensación de control. 

¿Cuándo fue la última vez que te sentiste completamente centrado? Sentirse seguro, sin preocuparse de nada más que la tarea que nos ocupa en ese momento, es otra de las cosas que el ritmo del mundo hoy en día ha dificultado.

Una percepción alterada del tiempo.

Cuando estás en un estado de flujo, pierdes la capacidad de percibir el tiempo con normalidad. Por lo general, es cuando las horas te parecen minutos.

La autoconsciencia desaparece.

Dentro del estado de  flow, “in flow”, dejas de pensar en ti mismo en esa situación. Se apaga el diálogo interior. No te preocupa cómo te ven los demás. Sólo te ves a tí conectado contigo mismo en un estado de confianza casi absoluta.

La experiencia es gratificante.

Esto significa que incluso si no estuvieras luchando por un objetivo final, la actividad en sí misma valdría la pena. Por ejemplo, si me preguntan qué me gustaría hacer cuando esté jubilada, esto incluiría leer libros, enseñarle a otras personas lo que he aprendido, con la intención de ayudar a otros a enriquecer sus vidas. Exactamente lo que estoy haciendo ahora.

3 opciones para elegir qué hacer con tu vida.

La primera, es asumir la responsabilidad de encontrar elementos que te hagan sentir en el flujo, en la profesión que ya tengas. Seguro que puedes encontrar maneras de hacer que tu rol profesional sea más desafiante, puedes darle un nuevo sentido que no estuviera antes y puedes encontrar formas de hacer tu trabajo que lo hagan parecer un regalo en lugar de una tarea pesada. No hay tantos trabajadores de cadenas de montaje con una mentalidad de flujo, como músicos, artistas o cirujanos, pero los hay.  Y no nos subestimemos, existen porque elegimos esa manera de ser.

Tu segunda opción es encontrar otro trabajo. Tal vez no puedes encontrar formas de encontrar flujo en el rol que tienes hoy. Puedes encontrar nuevas formas de impulsar tu carrera profesional y crecer en ella o dar un giro y encontrar un trabajo donde puedas encontrar flow.

La tercera opción, es continuar haciendo las cosas como siempre las has hecho hasta ahora.

 

Es tu vida , así que … ¿qué vas a hacer al respecto? 

De ninguna manera soy una experta en encontrar “el flujo” en mi vida, aunque constantemente me esfuerzo por ello. Es tu elección y por supuesto no le corresponde a nadie que no seas tú, decidir sobre eso, pero tienes un número finito de días en este mundo y quizá debes gastarlos haciendo cosas que te den una vida llena de significado y vivir enamorándote de ella.

Raquel.

Sobre Raquel Madrigal

Raquel Madrigal es Coach Ejecutiva Certificada por la Federación Internacional de Coaching (ICF) y fundadora de Coachingparalavida. Ha desarrollado su trayectoria profesional como Marketer, Coach y Manager en Consultoría Estratégica y de Operaciones.

COMENTARIOS (0)

Post a Comment